Loading...

Visión y Esperanza.

8 septiembre, 2018


¡Hola a todos ¡

¡Tenemos que tener una visión¡

Una visión de lo que queremos ser, de lo que queremos lograr, de a dónde queremos llegar.

Siempre se nos ha dicho que “debemos” de tener una visión.

Creo que no es del todo correcto el “deber” tener una visión para todo lo que hagamos en esta vida.

El concepto de visión se vuelve algo traumante cuando sentimos que no estamos haciendo lo necesario para lograr nuestra visión de las cosas que nos importan.

Hoy voy a hablar de tener una visión, pero desde el gusto de “querer” una visión.

Todos queremos hacer algo importante con cada unos de nuestros actos, que nos lleven a conseguir lo que tanto anhelamos en la vida.

Y es ahí donde entra el verdadero sentido de tener una  visión,  desde el deseo, no desde el deber.

Cuando conceptualizamos nuestra visión como un propósito válido y poderoso, se convierte automáticamente en un sistema estructurado y planificado de acción.

Solo así  se debería de entender el concepto de visión verdadera.

Cuando nos lleva a usar nuestro intelecto y nuestras emociones en perfecto equilibrio.

Tan deseado es el propósito que nos “obliga” a estructurar un plan de acción.   Fabricando un camino a seguir, utilizando todas las herramientas que ya poseemos, y si no las tenemos,  las buscamos y las adquirimos de manera contundente.

Una visión no puede ser real sin un plan de acción estructurado,  y al plantearlo así, no quiere decir  que el plan deba  ser complicado.

Simplemente, tiene que ser realizable, que conste de pasos a seguir, de caminos a recorrer y de acciones a realizar.

Y para eso está  la Esperanza.

No la que conocemos tradicionalmente como el sentimiento de “vendrán tiempos mejores”… no.

La esperanza para mi representa una creencia segura y bien fundada de que una visión especifica se hará realidad en un plazo de tiempo determinado.

Así pues, que tu visión siempre esté acompañada de una esperanza fuerte e inquebrantable para que logres cumplir siempre y sin ninguna duda… tus objetivos.

Busca siempre tu equilibrio… vale la pena.

 

MOTIVATE Y ACTUA